Pintura cretense

Los temas de la pintura cretense van más lejos que los temas religiosos propios del Antiguo Egipto o Mesopotamia. También van más allá de los temas de la vida cotidiana de Egipto. Los cretenses incorporan desfiles y procesiones de dioses y hombres, danzas variadas, juegos de riesgo como el salto de las bailarinas por encima de las astas de los toros, etc. La incorporación a la pintura de la composición, del ritmo y las proporciones es el aspecto más inovador ya que a partir de Creta, estos elementos inmateriales estarán presentes en todas las manifestaciones de la pintura.

– Las formas de la pintura cretense son más ligeras y atrevidas. Dejan de lado la rigidez de la pose propia del sentido religioso de las culturas egipcia y mesopotámica para representar a los dioses con forma humana y a la misma escala que los hombres. La pintura cretense, si bien en sus inicios mantiene la frontalidad, evoluciona y da volumen a los cuerpos usando las medias tintas o las gradaciones de color. En otro sentido, si bien recrea los mismos temas de la vida cotidiana, capta con más humor y espontaneidad las actitudes y los gestos; Finalmente, incorpora los ritmos, derivados de la reproducción de los detalles y de las formas geométricas propias de las culturas del metal: espirales, bucles, olas etc.
– La pintura cretense se encuentra en los palacios, no en las tumbas. El espacio propio de la pintura cretense son las habitaciones, corredores y otras dependencias de los palacios y las casas. Los cretenses pintaban al fresco sobre los entrepaños enfoscados o revocados. Sus mejores escenas están a la altura de la vista, entre el zócalo de alabastro o mármol polícromo y el techo de los palacios y casas.

Como todo el Arte Cretense, la pintura cretense deriva del hecho que en la isla de Creta se desarrolló una civilización de base agraria que evolucionó a partir del intenso comercio marítimo que puso Creta en contacto tanto con los Imperios Agrarios de Egipto y Mesopotamia como con las culturas de la Edad de Bronce del continente europeo.

Creta fue el lugar del mundo antiguo civilizado, donde se inició el desarrollo de las artes y técnicas de la metalurgia del bronce el cual se introdujo en la isla hacia el año 2500 A.C.

Mediante el comercio marítimo, la civilización cretense mantenía intensos contactos tanto con los Imperios Agrarios como con los pueblos de Anatolia y de Europa donde se habían desarrollado las primeras culturas de la Edad de Bronce. Sus naves comerciaban con Egipto y Mesopotamia intercambiando aceite, vino y ganado por legumbres, cereales y tejidos, también intercambiaban objetos de arte y cobre. Por las rutas comerciales del Danubio y otras vías de penetración, obtenían el estaño de los yacimientos del centro de Europa.

La arquitectura cretense se inspira en la arquitectura de Mesopotamia, sus modelos son Acadios, Sumerios o Hititas, pero la pintura cretense se inspira en la pintura del antiguo Egipto a partir de la cual, crea un nuevo universo de formas de extraordinaria influencia en la evolución posterior de la Historia del Arte.

EL PRÍNCIPE DEL LIRIO. Pintura mural en el Palcio de Cnosos. Creta.

La obra más destacada de la pintura cretense es “el Príncipe del Lirio” un fresco del Palacio de Cnossos que pertenece al periodo Minoico I. Otras obras son: la “Corrida de Toros” con el tema de las bailarinas saltando que hemos comentado, y el perfil de una muchacha que popularment se denomina “la Parisina“, ambas, como el anterior, procedentes del Palacio de Cnossos, se guardan actualmente en el Museo de Candía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: